Compositor y clavecinista francés, nacido en París en el año 1601 ó 1602 y fallecido en la misma ciudad en el año 1672.

Entre los escasos datos que han llegado hasta nuestros días acerca de la época de formación y de los primeros años de profesión musical de Chambonnières, destaca el hecho de que, ya desde 1632, el joven clavecinista apareciera mencionado como “gentilhomme ordinaire de la Chambre du Roy”, es decir, como miembro regular de la institución musical asociada a la Corona francesa. El músico ocupó este puesto en sustitución de su padre, quien también había sido clavecinista al servicio real. La actuación de Jacques Champion Chambonnières dentro de la corte francesa no se limitó, a juzgar por diversas referencias que han llegado hasta nuestros días, a tocar y componer al servicio de los reyes, sino que, además, ha quedado constancia de sus actuaciones como bailarín dentro de los diversos festejos celebrados en la corte que, muy a menudo, incluían espectáculos de música, escenografía y danza denominados Ballets de Cour. En ellos participaban, no solamente los miembros de la corte, incluidos personajes tan representativos dentro de ésta como el también músico Jean Baptiste Lully, sino, en ocasiones, también los mismos reyes, como fue el caso de Luis XIV, a cuyo lado participó Chambonnières con ocasión de la puesta en escena, en el año 1653, del espectáculo que llevó por título Ballet royal de la nuit.

Tras la muerte del rey Luis XIII en el año 1643, a quien Chambonnières había servido a lo largo de varios años, el clavecinista continuó formando parte de la institución musical asociada a la corona, si bien la reina Ana de Austria, que asumió la regencia de Francia hasta la mayoría de edad de su hijo Luis XIV, contaba con su propia capilla musical y, consecuentemente, con otro músico encargado de desempeñar dentro de ésta las labores de clavecinista. El período transcurrido entre este momento y el los primeros años de la década de los cincuenta fue, con toda probabilidad, uno de los más afortunados dentro de la carrera de un músico que, hasta entonces, solamente había recibido reconocimientos. Fue ésta la época en la que Chambonnières, menos atareado de lo que había estado a lo largo de tiempos anteriores en los actividades relacionadas con el servicio a los monarcas, pudo dedicarse con más sosiego a la composición y a la enseñanza. Pero los tiempos de gloria para el entonces admirado compositor estaban destinados a acabarse a partir del momento en el que el joven rey Luis XIV, que entonces contaba con tan sólo 19 años, eligió a su colega Etienne Richard como profesor de clave real, en lugar de otorgar esta distinción a Chambonnières. Ésta fue la primera de una serie de disensiones entre el clavecinista y la corte real que acabaron alrededor del año 1662, cuando el músico decidió retirarse, influido sin duda por el hecho de ver su autoridad como profesional discutida y criticada dentro de los ambientes cortesanos. El puesto de ordinaire de la chambre du Roy pour le clavecin, que el compositor dejó vacante, fue ocupado a partir de entonces por el que sería recordado como otra de las glorias de la interpretación al clave dentro de la historia de la música francesa, el instrumentista y también compositor Jean Henri d’Anglebert. A juzgar por diversos testimonios de la época, Chambonnières continuó ejerciendo su actividad como instrumentista dentro de los salones cortesanos de la época prácticamente hasta su muerte, acaecida diez años más tarde. Sin embargo, su popularidad nunca volvió a ser la misma, a pesar de la publicación de sus obras en el año 1670 y del reconocimiento que siempre le dedicaron otros músicos que habían sido discípulos suyos o que habían mantenido alguna clase de contacto con el ya anciano compositor a lo largo de los años en los que éste desempeñó su trabajo al servicio de la corte real. Entre los personajes conocidos que demostraron su aprecio por la persona y la obra de Chambonnières cabe destacar el del compositor alemán Johann Jakob Froberger, así como el de los franceses Louis Couperin y Jean-Henri D’Anglebert, quienes, con ocasión de la muerte del maestro, dedicaron a su memoria sendos tombeaux para clave.

Las obras compuestas por Jacques Champion Chambonnières han llegado hasta nuestros días gracias a la edición de dos volúmenes impresos que el mismo compositor mandó sacar a la luz en París en el año 1670 y que constaban, cada uno, de treinta obras. Además, se ha conservado, en forma manuscrita, una gran cantidad de composiciones atribuidas al clavecinista, la mayoría de las cuales consiste en series de danzas.

Bibliografía.

BENOIT, M.: Versailles et les musiciens du roi (1661-1733).
ANTHONY, J. R.: French Baroque Music from Beaujoyeulx to Rameau. (Londres, 1973).

PRUNIÈRES, H.: Le Ballet de Cour en France. (París, 1914).

McGOWAN, Margaret: L´art du Ballet de Cour en France (1581-1643).
BORREN, Ch. van der: “Esquisse d’une histoire des Tombeaux musicaux”. Studien zur Musikwissenschaft. 1962.


http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=chambonnieres-jacques-champion

Dejar respuesta