Compositor italiano nacido en Venecia el 14 de junio de 1671 y fallecido en la misma ciudad el 17 de enero de 1751.

Vida

Hijo de un acaudalado comerciante de papel, Albinoni se introdujo en la música a muy temprana edad mediante las lecciones de violín y canto que, según se cree, recibió de Legrenzi. En 1705 contrajo matrimonio con la soprano Margherita Rimondi, “La Salarina”, con la que tuvo seis hijos. Hasta 1709 -fecha en la que falleció su padre- Tomaso Albinoni se dedicó a la música como un mero aficionado o, en sus propias palabras, “dilettante”, un término lleno de connotaciones negativas en la Italia del siglo XVIII. A partir del citado año, Albinoni se consagró íntegramente a la música, a pesar de que la tradición de la época obligaba al hijo mayor a dedicarse al negocio familiar tras la muerte del padre.

En 1722 realizó un viaje a Múnich invitado por el Elector Maximiliano Emanuel II para supervisar los ensayos de sus óperas I veri amici e Il triunfo dell´amore, ambas representadas con motivo de la boda del príncipe elector Karl Albert con la princesa María Amalia.

Compuso su primera ópera, Zenobia, regina de Palmireni, en 1694 y la vio estrenada ese mismo año en el Teatro San Giovanni e San Paolo de su ciudad natal. A partir de 1702 consiguió estrenar sus obras en diversas ciudades italianas aparte de Venecia. Así, su ópera Rodrigo in Algeri se representó en Nápoles en 1702 y sus dos obras Griselda y Aminta en Florencia en 1703.

Su nombre se relacionó con figuras de la nobleza como el cardenal Pietro Oltoboni, a quien dedicó su Op. 1, y con Fernando III, Gran Príncipe de Toscana, destinatario de su Op. 3, entre otros. En 1741 dejó de componer y su salud se fue deteriorando hasta que falleció diez años más tarde.

Obra

Albinoni fue un prolífico compositor: escribió 50 óperas, 40 cantatas para voz solista y 79 sonatas para varios instrumentos, además de 59 conciertos para instrumento solista y orquesta y 8 sinfonías.En su época gozó de tanta popularidad como Vivaldi y Corelli y hasta J. S. Bach utilizó temas de su Op. 1 para cuatro de sus fugas para teclado.

Entre sus obras cabe destacar los primeros Conciertos para oboe op. 7, publicados en Amsterdam en 1715. Son los primeros conciertos para este instrumento escritos por un compositor italiano. Los números 3, 6, 9, 12 son para un oboe y orquesta y los números 2, 5, 8 y 11 son para dos oboes. Están escritos en tres movimientos Rápido-Lento-Rápido, cercanos a la forma de ritornello y en ellos Albinoni tiene muy en cuenta las características del instrumento solista, a diferencia de Vivaldi, quien escribía para oboe utilizando un lenguaje similar al que desarrollaba en sus obras para violín.

Pero sin duda la obra más célebre de Albinoni es su Adagio, del que paradójicamente sólo compuso la línea del bajo y seis compases de la melodía. El manuscrito que contenía este fragmento fue hallado por Reno Giazotto en la Biblioteca Estatal de Dresde (Alemania) en el año 1945. Giazotto era un especialista en Albinoni y fue él quien completó la obra añadiéndole el acompañamiento de órgano, al considerar que Albinoni la había concebido para interpretarla en la iglesia.

Discografía seleccionada

12 Concerti op. 10. Intérpretes: I Solisti Veneti. Director: Claudio Scimone. Elektra/Asylum 18943.
Adagio (+ Canon de Pachelbel). Intérpretes: Orpheus Chamber Orchestra. DEUTSCHE GRAMMOPHON 4293902.
Oboe concertos. Intérpretes: Heinz Holliger/Hans Elhorst. DEUTSCHE GRAMMOPHON 4395092.

Bibliografía

  1. BUKOFZER, M. La Música en la época barroca. De Monteverdi a Bach, Madrid: Alianza, 1991.
  2. TALBOT, Michael. Tomaso Albinoni: el compositor veneciano y su mundo. Madrid: Alianza Editorial, 1995.
  3. Mercedes Cebrián Coello

Fuente: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=albinoni-tomaso

Dejar respuesta