Gonzalo Bilbao

0
106

Gonzalo Bilbao. Considerado el mejor pintor impresionista sevillano del cambio de siglo.. Los nuevos lenguajes plásticos procedentes de Francia tales como el Simbolismo, el Impresionismo y el Fauvismo fueron el contexto en los que el artista se situó.

Nació en Sevilla en 1860.

Su padre era el abogado Leopoldo Bilbao y pertenecía a la clase social alta sevillana. Inculcó a sus hijos que realizasen los estudios de Derecho. Era hermano del escultor Joaquín Bilbao Martínez. Contrajo matrimonio con María Roy Lhardy, hija de un banquero francés y madre suiza con residencia en Madrid.

Formación

Se inició siendo niño en el dibujo alentado por el pintor José Jiménez Aranda cuando estudiaba Bachiller en el Instituto Provincial de Sevilla. Por exigencia de su padre, emprendió los estudios de Derecho, que alterna con los de pintura así como con los de música, llegando a ser organista. En 1880 concluyó la carrera de Derecho, pero nunca llegó a ejercer como abogado.

Trayectoria profesional

A partir de finalizar los estudios en la Universidad se dedicó en exclusividad a la pintura. Viajó a diferentes ciudades europeas como Roma, Nápoles, Venecia y París en las que amplía su acervo visual. Durante esas estancias visitó numerosos museos, galerías particulares y estudios de algunos artistas franceses y españoles que se hallaban pensionados en la capital francesa. También le atrae el norte de África visitando Marruecos en 1888 para captar ambientes de tipo oriental. Pero donde realmente encuentra la inspiración es en los paisajes y paisanajes de su Andalucía natal. Figuras de la tradición costumbrista andaluza como las cigarreras se convierten en protagonistas de uno de sus mejores cuadros. La pincelada suelta y el color brillante van componiendo escenas que salvo por su temática se acercan al Impresionismo francés.

Gonzalo Bilbao fue un artista de formación decimonónica en gran parte autodidacta, de grandes dosis de observación y deseos de interpretar a su modo y manera todo aquello que le parecía de interés. Los paisajes son cultivados, de forma favorita, en la pintura de Gonzalo Bilbao, bajo el regionalismo pictórico, donde el pintor capta la realidad de allá por donde va, encontrándonos paisajes de todos los sitios que a lo largo de su vida viajera pudo plasmar con sus pinceles. La luz, y la vitalidad de las composiciones lo acercan a la estética impresionista, donde trata de transmitir lo más importante de cada región. Gonzalo Bilbao, también se ocupó de. la producción urbana, con paisajes sevillanos como el que realiza para el libro «Quien no vio Sevilla…»de la capilla de San José, Jardines del Alcázar, así como una importante colección de patios andaluces. Otros cuadros urbanos son Plaza de Zocover de Toledo. Además durante su estancia en Marruecos pinta Barrios de Tetuán.

Gonzalo Bilbao también se ocupó paisajes del campo sevillano con la magnifica serie de la Siega. La luminosidad y sobre todo el tratamiento del sol y el acertado estudio del aire libre le valieron a Gonzalo Bilbao excelentes criticas. Captó con gran acierto los Pinares de Oromana, de Alcalá de Guadaira con un gran gama de verdes, propias del pinar.

No tarda en planear nuevos viajes, y emprende uno con Andrés Parladé para conocer Marruecos. De allí parte para París, donde quiere conocer las últimas tendencias artísticas y aprovecha para vender los cuadros que produjo en su estancia en Marruecos (también hizo venta de los mismos en Múnich). A su regreso a España, continúa su actitud viajera, visitando Fuenterrabía, Toledo, Jerez de la Frontera y Sevilla entre otras ciudades. Ejerció también de profesor de pintura, primero de modo particular y a partir de 1903 como sucesor de José Jiménez Aranda en la cátedra de Composición Decorativa en la Escuela de Artes, Industrias y Bellas Artes de Sevilla, siendo discípulos suyos, entre otros, Vázquez Díaz y Eugenio Hermoso. También fue aprendiz de los copistas del Museo del Prado, reproduciendo obras de Velázquez, Francisco de Goya y uno de los ilustradores de libros más destacado de entresiglos.

Muerte

Murió en Madrid en 1938 a los 78 años de edad. A su muerte, su viuda donó al Museo de Bellas Artes de Sevilla una importante colección de sus obras, consagrándole de esta forma una sala permanente en el mismo.

Premios y reconocimientos

Su carrera cambió de forma espectacular en 1889 tras participar en la Exposición Internacional de París y ganar una Tercera Medalla. A partir de ahí su fama se propaga dentro y fuera de las fronteras españolas y recibió varias condecoraciones y premios. El título de Comendador de la Legión de Honor francesa, la Cruz de Alfonso XII y la Gran Cruz de Isabel la Católica se complementan con la concesión La Medalla Única de la Universidad de Chicago (1893), la Primera Medalla de la Exposición Universal de Barcelona (1896), la Medalla de oro de la Exposición Internacional de Berlín (1899) entre muchas otras. En 1935 pasó a formar parte de la Academia de San Fernando como académico.

Obra

Sus cuadros más destacados fueron los siguientes:

  • Dafnis y Cloe
  • 1895, La siega en Andalucía
  • 1906, Noche de verano en un barrio de Sevilla, Museo de Bellas Artes de Sevilla
  • 1915, Las cigarreras, Museo de Bellas Artes de Sevilla. Probablemente, el más conocido de los cuadros de Gonzalo Bilbao, considerándose un cuadro costumbrista, regionalista y simbolista al mismo tiempo.
  • 1921, En el trigal
  • 1922, la fecundidad
  • 1929, Retrato del rey Alfonso XIII.
  • 1928, Retrato de la actriz Carmen Díaz

Fuente: https://www.ecured.cu/Gonzalo_Bilbao

Compartir
Artículo anteriorFrancisco Pacheco
Artículo siguienteManuel Cabral

Dejar respuesta