Jacob van Ruysdael

0
110
Puente con una esclusa
Puente con una esclusa

Jacob van Ruysdael. Pintor holandés. Es el máximo representante del paisaje realista en el Barroco holandés. Entre los años 1650 y 1652, viajó mucho por Holanda y la parte occidental de Alemania, estudiando los paisajes de estas regiones; Pintó los campos llanos y sencillos característicos del paisaje de Holanda, dando un carácter apacible y melancólico a las vistas de aldeas lejanas, molinos de agua, oscuras extensiones de agua que sobresalen entre los árboles y cielos nublados.

Síntesis biográfica

Nació en Haarlem, h. 1628, es el más celebrado de los pintores paisajistas holandeses del siglo XVII.

Parece que estudió con su padre Isaak van Ruysdael, un pintor paisajista, aunque otros autores mantienen que era alumno de Nicolaas Berchem y de Allart van Everdingen. Era sobrino de Salomon van Ruysdael, también paisajista. Su primera aparición en pinturas y esbozos es en 1645. Tres años más tarde fue admitido como miembro de la cofradía de San Lucas en Haarlem; en 1659 obtuvo la libertad de la ciudad de Ámsterdam, y en 1668 su nombre aparece allí como testigo del matrimonio de Meindert Hobbema. Su obra se apreció poco en vida, y parece que padeció pobreza. En 1681 la secta de los menonitas, con la que estaba relacionado, le pidió al ayuntamiento de Haarlem que lo admitieran en el asilo de pobres de la ciudad, y allí murió el artista.

Las obras de Ruysdael se encuentran en el Louvre y en la National Gallery, Londres, así como en colecciones de La Haya, Ámsterdam, Berlín, y Dresde. Sus temas favoritos son simples escenas boscosas, parecidas a las de Everdingen y Hobbema. Destaca como pintor de árboles, y su representación del follaje, en particular de la edad de la hoja del roble, lo caracteriza con gran precisión. Sus vistas de ciudades a lo lejos, como la de Haarlem en posesión del marqués de Bute, y la de Katwijk en la Galería de la Corporación de Glasgow, indica claramente la influencia de Rembrandt.

A menudo pintó escenas de costa y marinas, pero sus mejores obras representan la soledad de los bosques. Los temas de algunas escenas de montaña parece que han sido tomadas de Noruega, y ello ha llevado a la suposición de que Ruysdael viajó a ese país. No hay, sin embargo, ninguna prueba que documente ese viaje, y las obras en cuestión pudieron ser meras adaptaciones de paisajes de Van Everdingen, cuyo estilo copió en una época. Sólo hay un tema arquitectónico en su pincel: un admirable interior de la Nueva Iglesia, Ámsterdam. El color que predomina en sus paisajes es un rico color verde, que, sin embargo, se ha oscurecido con el tiempo, mientras que un gris claro caracteriza sus piezas marinas. El arte de Ruysdael, mientras muestra poco del conocimiento científico de los paisajistas posteriores, es sensible y poético en su sentimiento, directo y hábil en su técnica. Las figuras apenas se introducen en sus composiciones, y las que lo hacen se cree que proceden de los pinceles de otros pintores como Adriaen van de Velde, Philips Wouwerman, y Jan Lingelbach.

A diferencia de otros paisajistas holandeses, Ruysdael pensaba con cuidado y arreglaba sus composiciones, introduciendo en ellas una infinita variedad de sutiles contrastes en la formación de las nubes, las plantas y formas de los árboles, y el juego de luz. Particularmente destacó al pintar paisajes con nubes que se desparraman como una bóveda sobre el paisaje, y determinan la luz y sombra de los objetos.

Progresión de estilo

Lo mismo que su tío Salomon Ruysdael, dio una imagen de la naturaleza casi romántica ya en su apasionada vibración luminosa (Pérez Sánchez).

Es característico de su primera época (1646-1655) la elección de motivos muy simples y un estudio cuidadoso y laborioso de los detalles de la naturaleza. El tiempo entre su marcha de Haarlem y su establecimiento en Ámsterdam pudo haberlo pasado viajando, lo que le ayudó a obtener un punto de vista más amplio sobre la naturaleza y ampliar el horizonte de su arte. Una magnífica vista del Castillo de Bentheim (que está ubicado en Bad Bentheim en Baja Sajonia), datado en 1654, sugiere que sus viajes llegaron hasta Alemania. En la década de los años 1660 pintó obras como El cementerio judío, en que reflejaba en una atmósfera tormentosa el cementerio Beth Haim de judíos portugueses de Ámsterdam. En su última época (1675 en adelante), muestra cierta tendencia a composiciones sobrecargadas, y afecta una tonalidad más oscura, lo que en parte puede deberse a usar una pintura delgada sobre fondo oscuro. Al final, en su acercamiento a un estado de ánimo más romántico, prefirió inspirarse en otros maestros, en lugar de acudir directamente a la naturaleza, siendo su tema favorito los torrentes y las cascadas, y castillos en ruina sobre altas montañas, que frecuentemente están tomados de las vistas de Suiza hechas por Roghmau.

Van Ruysdael hizo algunos grabados, reproducidos por Armand Durand en 1878 con texto de Georges Duplessis. El Campo de trigo y Los Viajeros están caracterizados por Duplessis como grabados de alta calidad que pueden considerarse las expresiones más significativas del arte paisajista en los Países Bajos.

Muerte

Falleció el 14 de marzo de 1682 en Haarlem

Descripción de una obra

El molino de Wijk bij Duurstede, es acaso la obra más conocida del pintor paisajista holandés Jacob Ruysdael. Está realizada al óleo sobre lienzo. Fue pintada hacia el año 1670. Mide 83 cm de alto y 101 cm de ancho. Se conserva en el Rijksmuseum de Ámsterdam en los Países Bajos.

Se trata de un paisaje típico de Jacob Ruysdael, con elementos dramáticos como el cielo nublado que ocupa dos tercios del cuadro. Parece que va a haber tormenta, pero no hay relámpagos que lo evidencien. En Ruysdael, la naturaleza parece más impresionante y dramática de lo que es en realidad. Pretendía representar la naturaleza sin domar en sus diferentes aspectos. Como es propio de los paisajistas holandeses del siglo XVII, su punto de vista es muy bajo, a diferencia de los paisajistas de siglos anteriores que optaban por puntos de vista más altos (como se ve en Los cazadores en la nieve o Paisaje fluvial con cacería de jabalíes, por ejemplo). Este tipo de punto de vista, mucho más bajo, permitía, por un lado, que se viera una gran extensión de cielo; por otro lado, eso hace que el molino de viento destaque en lo alto.

El río que se ve es la desembocadura del Rin en Wijk bij Duurstede. El lugar se reconoce al situar el pintor el castillo y la iglesia de St. Maarten.

Elmolinodewijkbijduurstb.jpg


Fuente: https://www.ecured.cu/Jacob_van_Ruysdael

Dejar respuesta