Pintura Gótica

0
128
Díptico de Wilton. Pintor anónimo del siglo XIV
Díptico de Wilton. Pintor anónimo del siglo XIV

Con el paso del estilo Románico al Gótico, en arquitectura, es clara la reducción en la cantidad de los muros, lo que hace que desaparezcan los murales tan corrientes hasta este momento y aparezcan las vidrieras, obligando a los artistas a buscar nuevos soportes para las pinturas.

Se desarrolla la pintura sobre tabla y se mantiene la pintura al fresco solo en algunos puntos de las nuevas construcciones, especialmente en Italia.

Aunque generalmente las características están dadas por las diferentes escuelas y tendencias, se pueden señalar las siguientes:

. Los antecedentes se encuentran en la pintura románica, frescos, frontales de altares, iluminación de libros, pinturas y mosaicos bizantinos.

. Las técnicas empleadas son el temple* y el óleo, cuando hablamos de pintura sobre tabla, y el fresco en los murales.

. El retablo es el soporte por excelencia y evolucionó pasando de una tabla única a formar dípticos, trípticos y polípticos. A veces las tablas laterales eran abatibles con el fin de cerrar el conjunto.

. El dibujo es muy importante. Continúan delimitándose las figuras y se crean ritmos compositivos.

. La luz se emplea para destacar los volúmenes, aunque es una luz irreal y en muchos casos simbólica.

La Madona de la Rosaleda.
Stefan Lochner. 1440 – 1450

. En cuanto al color, cobra gran importancia en las obras, aunque al igual que la luz es irreal y lleno de contenidos simbólicos.

. Empieza a aparecer un interés por la perspectiva y el espacio pictórico a partir del siglo XIV.

. El ideal estético empieza a inclinarse hacia un naturalismo idealizado y expresivo.

. En la baja Edad Media se redescubre al hombre, este despertar del humanismo afecta las figuras, que adquieren mas movimiento, se inclinan, giran, son expresivas y se comunican entre ellas.

. La temática es fundamentalmente religiosa y en menor escala también profana.

. En las pinturas es claro el carácter narrativo, didáctico y devocional.

En la evolución de la pintura gótica podemos reconocer cuatro fases:

. El Gótico lineal o franco-gótico:

Entre el siglo XIII y mediados del XIV. Las líneas del dibujo tienen mucha importancia, delimitan las zonas de color, unas masas de gran intensidad cromática, que tienen mas valor que la gradación tonal. Las escenas son sencillas, predomina en ellas un naturalismo ingenuo que busca el fácil entendimiento por parte de las personas que lo observan.

Las principales representaciones de esta pintura las encontramos en murales, pintura sobre tabla y miniaturas.

. Estilo italo-gótico o trecentista:

Giotto di Bondone. Fresco

Surge en Italia en el siglo XIII y en la segunda mitad del siglo XIV se difunde por Europa. Se estudia el cuerpo humano, el espacio pictórico, la iluminación de los objetos y la importancia de la luz en relación con los colores. Las obras representan el sentimiento y buscan emocionar al espectador.

Se destacan la escuela de Siena y la de Florencia, donde se sientan las bases del Renacimiento.

Dentro de la escuela de Florencia es fundamental la figura de Giotto di Bondone.

. Estilo Internacional. Finales del siglo XIV y primera mitad del siglo XV. Recibe este nombre pues las ideas y los artistas empezaron a viajar por toda Europa y a llevar consigo los diferentes estilos y maneras de trabajar de cada región logrando que existieran elementos comunes en toda la zona. Estos artistas demuestran en sus obras un gran sentido de observación y gusto en los detalles y elementos cotidianos.

Es notable el empleo del dorado y la gran viveza cromática de las composiciones. Los pliegues de las telas son acartonados, algo artificiosos y bastante suntuosos, pues es un momento de la historia en el que se acentúa el carácter cortesano.

Un buen ejemplo es el Díptico de Wilton.

. Escuela de los Primitivos Flamencos:

Madona entronizada. Jan Van Eyck

Segunda mitad del siglo XV y principios del XVI.

Durante el siglo XV, algunas ciudades Flamencas se convierten en sede de importantes escuelas pictóricas que, según algunos autores, son el reflejo del inicio del Renacimiento en Europa. Estas escuelas tienen su origen en el estilo internacional y su principal aporte al arte está dado por el deseo de captar la realidad. Este arte se verá favorecido por la burguesía.

El soporte de las pinturas es la tabla. Abundan los detalles y se interesaron en descubrir la perspectiva, aunque de una manera empírica.

Perfeccionaron el retrato y lo dotaron de profundidad sicológica y empezaron a dar importancia al paisaje como tema pictórico.

 

De la primera generación de pintores flamencos podemos destacar a Jan Van Eyck y a Rogier Van der Weyden, y de la segunda, de mediados del siglo XV a principios del XVI, podemos destacar El Bosco.

Nota: Todos las referencias e imágenes de éste texto se sacaron de internet.


Fuente: https://historiadelartelaensenanza.blogspot.com/2014/02/pintura-gotica.html

Dejar respuesta