Las 7 Características del Impresionismo Más Destacables

0
163
«Un dimanche après midi en la isla de la Grande Jatte» Georges Seurat
«Un dimanche après midi en la isla de la Grande Jatte» Georges Seurat

Martin Perez

Las características del impresionismo, aplicadas a la pintura como arte más referencial, destacan por la luz, color y trazo del pincel. Para muchos, tan solo la citada pintura y la fotografía y la cinematografía son técnicas artísticas donde se puede reflejar este fenómeno.

El impresionismo es un movimiento artístico que se ha manifestado principalmente en la pintura, recibiendo el nombre de pintura impresionista.

«Un dimanche après midi en la isla de la Grande Jatte» Georges Seurat

Este movimiento surge en Europa, especialmente en Francia y adquiere especial trascendencia por sus trazos descontinuos y la transgresión que marcó el fin de los límites en la reproducción de la realidad.

El nombre impresionismo surgió a raíz del cuadro Impresión: sol naciente de Claude Monet. Como dato curioso, el término fue realmente acuñado por un crítico de arte de forma despectiva.

Su máximo apogeo fue en la segunda mitad del siglo XIX en Europa, siendo extensible también a principios del siglo XX.

Sus autores, aunque predominantemente europeos, viajaron a distintas latitudes para pintar. Los máximos exponentes son Claude Monet, Fritz Melbye, Camille Pissarro, Paul Cézanne, Edgar Degas, entre otros.

Existe mucho debate sobre qué tan expandible es el impresionismo a otras áreas. Por ejemplo, algunos consideran que existe la música impresionista, con Claude Debussy como referente.

En la literatura del impresionismo, los hermanos Edmond y Jules de Goncourt fueron muy importantes, identificados también como naturalistas.

Elementos y características principales del impresionismo

Como cualquier movimiento pictórico y artístico en general, el impresionismo tiene características esenciales que suelen estar presentes en la mayoría de sus obras, independientemente del autor. Algunas de las más importantes son:

1- Pureza en el color

Uno de los elementos que más distinguen al impresionismo es cuál es el rol que juega el color en las obras.

El impresionismo se puede distinguir claramente de otros movimientos pictóricos por haber conseguido usar colores públicos y uniformes sin que necesariamente impliquen una saturación en la percepción de determinada composición.

En el impresionismo se rompe el lineamiento del claroscuro, debido a que impone el mismo color con pocas tonalidades cuando se colorea algún objeto.

Aunque no se utilizase el claroscuro, los juegos de sombra estuvieron siempre presentes. De esta característica muchos movimientos posteriores heredaron varios elementos, especialmente aquellos de carácter vanguardista.

2- Forma

La perfección de la forma, la más absoluta imitación de la realidad plasmada en un lienzo, no fue ni cerca el objetivo principal de los impresionistas.

Los pintores de este movimiento hicieron que la forma estuviese definida directamente por el color y la iluminación que él plasma.

La forma que adquieren los elementos del cuadro depende directamente de cuál es el origen de la iluminación que presenta la obra, bien sea una iluminación natural plena, una iluminación natural filtrada o una artificial. La luz y el color son más relevantes que la forma en el impresionismo.

3- Pincelada gestáltica

Este nombre proviene de la corriente psicológica de la Gestalt, aunque sus postulados fueron planteados muchos años después.

Sin embargo, a través de esta pincelada se pueden dilucidar los principios de la escuela de la Gestalt.

Principalmente, esto se define argumentando que a través de la percepción, partes que no están conectadas pueden ser relacionadas para formar un todo.

El impresionismo se puede identificar con la pincelada gestáltica, porque sus autores trabajaban con una pincelada muy pequeña, pero los colores puros lograban que el ojo relacionase las imágenes. Yendo un poco más allá, el máximo exponente de la pincelada gestáltica fue Seurat con sus obras puntillistas.

4- Paisajismo

«Impresión: sol naciente» de Claude Monet
«Impresión: sol naciente» de Claude Monet

El primer cuadro del impresionismo, de Monet, es un paisaje marino. Aunque no abarca una totalidad, la mayoría de las obras que pueden catalogarse dentro del impresionismo muestran imágenes y escenas de paisajes naturales, que muy especialmente están vinculados con el mar y también con áreas verdes.

Esto no va en menoscabo de la existencia de obras impresionistas muy reconocidas que muestran a personas y objetos.

Sin embargo, el ambiente en el que los autores los situaron suele ser determinante para comprender la totalidad de la obra.

En búsqueda de paisajes, autores como Fritz Melbye y Camille Pissarro viajaron a países tan lejanos como Japón, China y Venezuela, donde lograron plasmar las otras realidades del planeta desde la perspectiva impresionista.

5- Iluminación

El juego de la luz era una característica indispensable para el desarrollo de la pintura de carácter impresionista.

Con gran influencia en la forma, generalmente en los cuadros impresionistas se solía situar uno o varios puntos donde emanan la luz, y sabiendo si se presentan obstáculos o no, reflejarla en el resto del cuadro.

Esto representó un reto importante especialmente por la utilización de los colores puros, que reducía el número de tonalidades, aunque se veía favorecido por la pincelada gestáltica.

Los artistas impresionistas solían variar entre sí la iluminación de sus propios cuadros. No era lo mismo pintar un atardecer que a una pareja bromeando en un parque en horas del mediodía. La precisión de la ubicación de la luz es otro elemento distintivo de la pintura impresionista.

6- Origen europeo

El impresionismo nació en Europa, a raíz del cuadro pintado por Claude Monet titulado Impresión: sol naciente en el que se muestra un paisaje marino con una combinación de azules puros.

Louis Leroy, un crítico de arte, calificó de impresionista a este cuadro, lo que implicaba algo negativo.

A pesar de esto, el nombre quedó y representó a todos los autores del salón de artistas independientes de París de 1874 que vieron identificadas sus obras en esa corriente. El impresionismo, aunque viajó a otros continentes, mantuvo a sus autores europeos.

7- Realismo

Podría decirse que el impresionismo no persigue exaltar nada, porque ya el autor consideró esa escena lo suficientemente impactante como para hacer un cuadro de ella.

El realismo es un elemento común entre todos los autores impresionistas, que no se basan en prácticamente ningún momento en la ficción para pintar.

Los paisajes marinos y silvestres, la simpatía de las personas y los retratos suelen ser en la mayoría de los casos reales, por lo que aunque no sea un movimiento artístico que persiga la perfección, sí busca la ilustración de la realidad cotidiana.

Referencias

  1. (20 de abril de 2015). Características del impresionismo. Arkiplus. Recuperado de arkiplus.com.
  2. Banco Central de Venezuela. (s.f.). Camille Jacob Pissarro. Banco Central de Venezuela. Recuperado de bcv.org.ve.
  3. Banco Central de Venezuela. (s.f.). Sigfried Georg (Fritz) Melbye. Banco Central de Venezuela. Recuperado de bcv.org.ve.
  4. Gersh-Nesic, B. (s.f.). A beginner’s guide to Impressionism. Khan Academy. Recuperado de khanacademy.org.
  5. Ocampo, E. (1981). El impresionismo: pintura, literatura, música. Editorial Montesinos.
  6. Samu, M. (octubre de 2004). Impressionism: Art and Modernity. Metropolitan Museum of Art. Recuperado de metmuseum.org.
  7. Solana, G. (1997). El Impresionismo: la visión original: antología de la crítica de arte (1867-1895). Siruela.

Fuente: https://www.lifeder.com/caracteristicas-del-impresionismo/

Dejar respuesta