Impresionismo musical: Contexto y Características

0
72

La música impresionista es la tendencia musical que surgió en Francia a finales del siglo XIX. El nombre Impresionismo ya se usaba antes para denominar a la pintura de los años 1860 – 1870, ya que las características de ambas artes eran muy similares. Los dos únicos autores a los que podemos llamar impresionistas en aquella época son Claude Debussy y Déodat de Séverac, aunque este último no esta tan reconocido como gran parte de autores posteriores. Sin embargo, Claude Debussy es el autor impresionista más notorio, junto con el también francés Maurice Ravel.

El impresionismo, tanto en música como en otras artes, surge a partir de la idea de expresar las ideas de una manera en cierto modo insinuada.

A finales del siglo XIX, la vanguardia y el progreso nunca habían tenido tanta repercusión, tanto en política y en sociedad como en el ámbito artístico. En música, como en pintura, surgió el impresionismo, la libertad absoluta armónica y rítmicamente (respetando unos parámetros previamente fijados, pero manipulables en cualquier momento) y la experimentación fueron las dos características principales de este movimiento. Sin duda, Claude Debussy es el en gran parte creador, y autor por excelencia del impresionismo, y Francia la cuna de este movimiento.

CONTEXTO HISTÓRICO

Bajo el reinado de NAPOLEÓN III (Segundo Imperio) Francia logra una de las mayores épocas de prosperidad y desarrollo de su Historia.

Economía : El país se dotó de infraestructuras modernas, de un nuevo sistema financiero, bancario y comercial y superó en 1870 su retraso industrial con el Reino Unido, en parte gracias a la política voluntarista del emperador.

Urbanismo : Napoléon III impulsó los trabajos del Barón HAUSSMANN en París, que hicieron de esta ciudad una de las capitales más bellas del mundo. Grandes secciones de la ciudad se demolieron y el trazado de viejas y complicadas calles se reemplazó por anchas avenidas.

CARACTERÍSTICAS

• Fuentes de inspiración objetivas, con la mirada puesta en la naturaleza.
• Desaparición de la melodía lineal para dar paso a masas sonoras de acordes unas junto a otras sin aparente coherencia, pero de gran efecto auditivo.
• Utilización de los modos, introduciendo numerosas variaciones de cada uno, e incluso inventándolos, (no sólo se utilizan modos clásicos, ya que también es muy frecuente encontrar escalas propias de diferentes etnias) rompiendo con la armonía tradicional y las reglas clásicas, y la creación de nuevos acordes relacionados por bloques.
• Colorido orquestal brillante y sensible con aplicación de armonías y escalas nuevas.
• Formas en principio vagas e imprecisas, pero que presentan un fondo estructural muy trabajado.
• Creación en las obras de una atmósfera sonora basada en «impresiones» auditivas.
• Búsqueda del placer en el sonido como fin último de la obra musical. Experimentar con el timbre, convirtiendo a este en el factor más importante de la música impresionista. De esta manera, se conseguían efectos nunca vistos antes en la música. El preludio de Claude Debussy La Cathédrale Engloutie es un claro ejemplo de los diferentes timbres y sensaciones que pueden escucharse en una misma obra.
• Un tempo más libre, y con capacidad de un rubato a gusto del intérprete (siempre respetando las indicaciones del autor).
• Predilección por los títulos poéticos.

COMPOSITORES

Francia
Claude Debussy
Maurice Ravel
Déodat de Séverac
Paul Dukas
André Caplet
Alexis Roland-Manuel
Albert Roussel
Florent Schmitt
Erik Satie

España
Isaac Albeniz
Manuel de Falla
Joaquín Turina Pérez

Inglaterra
Frederick Delius

Chile
René Amengual


Fuente: http://impresionismomusical.blogspot.com

Dejar respuesta