Ricardo Grau estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima bajo la dirección del maestro José Sabogal en 1920, y siguió su educación en la Academie Royale de Beaux-Arts en Bruselas en 1924, bajo la dirección de maestros como Fernand Léger y André Lhote. Al año siguiente dejó los estudios y expuso en los lugares más prestigiados de París, como los salones de Otoño, de las Tullerías y de los Independientes, durante los años 1930. También expuso en Bruselas, consagrando definitivamente su pintura dentro de la plástica moderna. Su trabajo de ese entonces estuvo particularmente influenciado por Cezanne, Matisse y Braque.

Bodegón – Ricardo Grau

En 1937 retornó al Perú convirtiéndose en el primer representante latinoamericano de la pintura moderna europea, lo cual fue un gran contraste con el estilo indigenista que prevalecía en el Perú de ese entonces. Frente a aldeas, chalanes costeños, indios y mercados nativos expuso bodegones, desnudos y paisajes que devolvían a la pintura misma su jerarquía.

Marina – Ricardo Grau

Grau fue profesor en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1942 y fue Director de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima de 1945 a 1949. Durante ese periodo su paleta se iluminó y para 1950 demostró considerable interés en el surrealismo y en el arte de culturas precolombinas peruanas tales como Nazca, Chimú y especialmente Vicús (de la cual tiene una importante colección de artefactos). De modo que a su bagaje traído de Europa sumó el legado precolombino, derivándose ello en una sutil simbiosis.

Retorno a la abstracción en la década de 1960, usando el color como un medio independiente de expresión.

Fue por muchos años profesor de pintura, logrando numerosos y distinguidos alumnos. Expuso su creación en repetidas muestras en el país y en el extranjero.

Bodegón – Ricardo Grau

Características

Su acentuada personalidad y su estilo depurado evolucionaron desde el fino paisajismo impresionista y el retrato hacia una abstracción con afinidades románticas; y aunque en ciertos lienzos captó el cromatismo del antiguo arte peruano, siempre denotó el europeísmo que inspiró su formación.

Alberto Tauro del Pino

Pocos como Grau ofrecen en la pintura un estudio tan serio del buen gusto, de la sobriedad, del método, de los valores, de la limpidez y fuerza cromática de la materia; del rigor, de la economía de los medios y de la bien entendida limitación de los recursos.

Alejandro Lora

Como alumno de Lhote y Léger, Grau en su pintura se muestra como un buen sintetista de la forma y un excelente colorista; además, que hace gala de una gran emoción lírica del color, carácter que recrea con sutileza de atmósfera envolviendo sus volúmenes, sus formas geométricas, sus planos y sus abstracciones para darlos encanto ambiental y calidad plástica.

Juan Villacorta Paredes

Referencias

Bibliografía
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 7. FER/GUZ. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-156-1
  • Tord, Luis Enrique: Historia de las artes plásticas del Perú. Incluida en “Historia del Perú, Tomo IX. Procesos e instituciones”. Lima, Editorial Mejía Baca, 1980.
  • Villacorta Paredes, Juan: Pintores peruanos de la República. Lima, Librería STUDIUM, 1972.
  • Moll, Eduardo: “Ricardo Grau”. Lima, Editorial Navarrete, 1989.

Compartir
Artículo anteriorOrlando di Lasso
Artículo siguienteTruman Capote

Dejar respuesta